Juan DeGonell en su tinta

Hace exactamente un año me animé a hacerme el tatuaje que llevaba años deseando. Por referencias llegué a VOID Tattoo, en el barrio del Raval de Barcelona, y, para mi sorpresa, el tatuador que me atendió era un chico venezolano. Juan DeGonellQuedé muy contenta con su trabajo, puedo dar fe de que es un excelente tatuador y una persona sumamente amable.

“Me llamo Juan DeGonell Vidal, nací en Caracas el 10 de julio de 1978. Desde niño me interesé por el mundo del tatuaje, pero no tuve ni el apoyo ni la oportunidad de meterme de lleno en ello. Hace unos años decidí dejarlo todo de lado y hacer del tatuaje algo más que una profesión, mi forma de vida. La presión social y familiar me llevaron a pasar por varias carreras universitarias que no me hacían feliz. Un buen día me cansé de todo y me compré mi primera máquina sin haber aprendido a tatuar, sí, sin saber tatuar todavía”.

De tres en tres

Tres verbos: Crear, vivir, amar.

Tres personajes: Groucho Marx, Charles Bukowski, Nikola Tesla.

Tres momentos: el 12 de diciembre de 1991, el nacimiento de mi hija, cada vez que vuelvo a casa.

¿Quién fue tu primera víctima? ¿Cómo conseguiste que se dejara tatuar por un novato?

No recuerdo quién fue mi primera víctima (además de mí mismo). Pero en todo caso tuve dos fases o dos comienzos en esto del tattoo, así que sería complicado hablar de una primera vez.

¿El cliente siempre tiene la razón?

Cuando se trata de tattoos, nunca jamás la tiene.

¿A qué edad dejarías que tu hija se hiciera su primer tatuaje?

Sinceramente preferiría que no se tatúe, pero la mayoría de edad llega a los 18 años, y supongo que a partir de entonces tendré que confiar en la educación que le habré dado, en su sentido común, en su criterio y, si aún así decide tatuarse, lo único que podré hacer es aconsejarla sobre qué sitios son los indicados para tatuarse y los que no.

¿De verdad? ¿No preferirías tatuarla tú?

¡No! Ella es perfecta como es ahora.

¿Te han discriminado por llevar todo el cuerpo tatuado?

Sí, muchas veces. En mayor o menor medida suele discriminarse a la gente tatuada; incluso hay “discriminación positiva”, que la llaman. Una vez formado el estereotipo de la persona tatuada, pasas a ser como un afiche.

Pero la experiencia más lamentable fue cuando tuve que renovar mi pasaporte venezolano en la Onidex del centro de Caracas. La persona a cargo me dijo que yo no podía tener un pasaporte venezolano porque “tenía tatuajes visibles y que eso no estaba permitido por las leyes del país”. Yo le pregunté si sabía lo que era un pasaporte, me contestó desafiante: “Si sabes tanto, dímelo tú”. Le expliqué: “Un pasaporte es un documento de identificación personal y, por lo tanto, puede ser más útil un tatuaje visible a la hora de identificar a un ciudadano”. Ella se negó a darme el pasaporte y tuve que hacer un escándalo en el lugar, amenazar con denunciarlos en la ONU y demás barbaridades que se me ocurrieron en el momento. Al final salió un superior y me hizo escribir a mano, junto con una fotocopia de mi cédula de identidad, que en esa oficina el trato había sido excelente, que el sistema bolivariano funcionaba rápido y bien y no sé cuantas burradas más, sin dejar de mencionar que ellos estaban haciendo una excepción conmigo para que yo pudiera disfrutar de la posesión de un pasaporte venezolano. Pues ahí se quedan, ya ni sé dónde lo tengo…

¿Cómo sabes que un cliente quedó satisfecho con tu trabajo?

Cuando vuelven a la tienda, ya sea a saludar o a tatuarse más; o cuando recomiendan mi trabajo a otra gente. Es muy gratificante que entre alguien por la puerta y pregunte por mí, sin que yo lo conozca de nada, y me diga: “Me han recomendado que venga a tatuarme aquí”.

Anuncios

Tijeras creativas: Stella Walker

Otra de las cosas maravillosas que descubrí en Gràcia es la peluquería de Anthony Llobet. Siempre que pasaba por delante decía “cuando me tenga que cortar el pelo vendré aquí”. Me daba la impresión de que sus estilistas tenían que ser personas muy creativas y originales. Un día me animé y la verdad es que no me llevé decepciones.

La estilista que me atendió se llama Stella Walker, una chica inglesa que vive en Barcelona desde hace unos años, y quedé tan contenta con ella que la adopté como mi única peluquera. ¿Lo mejor? Cuando voy a cortarme el pelo aprovecho y practico mi inglés.

STELLA WALKER

“My name is Stella Walker. I was born in Leeds, Northern England, in 1984. I’m a hairdresser. I love playing piano, socialising, partying, tattoos and being creative.”

De tres en tres 

Tres verbos: give, receive and listen.

Tres personajes: Jay, Samantha Jones and Anthony Robbins.

Tres momentos: moving to Barcelona, playing the piano, being with family and frieds.

¿Cuál es tu lugar favorito en Barcelona? ¿Por qué?

There are too many amazing places in Barcelona…I have not got a favourite.
All the barrios have such a different feel to them…The city has something for everyone! The buzzing city centre, then all the beaches… It’s the perfect size city to get around! It’s a beautiful city and feel very lucky to live here!

¿Por qué te fuiste de Inglaterra y por qué viniste a Barcelona?

I always came on holiday here, well for Sonar festival, and the first time I came, I fell in love with the city! I have never really liked the UK even when I was a young girl. I always felt like I was born in the wrong country! I am happy here, and that was my only plan from the beginning. If I am happy, I will stay forever… Just go with the flow!

Si no fueras estilista, ¿a qué te dedicarías?

If I wasn’t a stylist I would have pursued music more than I did. I studied music before I became a stylist! I do teach the piano a little bit as well, which I enjoy!

Si un cliente te pide un corte de pelo terrible, ¿qué haces? ¿Lo complaces?

Well, depends how terrible! Some people have some crazy ideas of what they think look good; all I can do is advice and give my professional opinion, and at the end of the day, I like to do a cut I am proud of! And a ‘Mullet’ is not one!

 ¿Qué es lo mejor y lo peor de ser estilista?

The best thing about being a stylist is get to be creative, it never really gets boring and especially working in Barcelona you get to meet people from all round the world who come into the salon! The worst thing: probably the demand for some crazy weird hairstyles, and working with the public in general can be challenging at times!

Patricia Goa: “Para mí el ‘pole fitness’ es una válvula de escape”

PATRICIA GOAHoy tengo el placer de presentarles a Patricia Goa. Nos hablará de una forma de hacer ejercicio muy divertida y nada repetitiva: el pole fitness.

Patricia y yo íbamos juntas a la universidad, y la verdad es que fue muy agradable volver a hablar con ella después de tanto tiempo y que me explicara cosas de su vida. (Una conversación entre traductores no tiene por qué ser sobre menús mal traducidos, aunque poco más se vea en las redes sociales.) Hecho el paréntesis, volvamos con el tema de la entrevista; ¡y  a ver si nos animamos a subirnos a la barra!

“Me llamo Patricia Goa Mireles, nací en Caracas el 7 de julio de 1984. Soy licenciada en Traducción e Interpretación (inglés y francés) por la Universidad Central de Venezuela. Soy traductora e intérprete freelance, instructora de pole fitness, empresaria y emprendedora: estoy construyendo un canal de distribución internacional de tecnologías antiedad no invasivas.”

De tres en tres

Tres verbos: Bailar, traducir y emprender

Tres personajes: Papa Juan Pablo II, Robert Kiyosaki y Felix Cane

Tres momentos: Mi graduación en el Aula Magna, la hora del baño, cuando despega el avión

¿Qué es el pole dance para ti?

Bueno, primero hay que diferenciar entre el pole dance y el pole fitness. El pole dance es lo que se ha conocido a lo largo de la historia como lo que hacen algunas mujeres en bares exclusivos para hombres. El pole fitness es una disciplina que combina movimientos en una barra vertical.

Para mí es mi válvula de escape. Todos mis problemas, ansiedades, angustias y tristezas se van cuando me monto en la barra, y cuando me bajo después de una larga sesión de práctica me siento renovada.

¿Por qué empezaste a practicarlo?

Empecé a practicarlo a finales de 2007. ¿Por qué? Siempre me llamó la atención ver a las pole dancers haciendo peripecias en un tubo. Con el tiempo entendí que ellas no hacen en sus shows ni la mitad de lo que hago yo ahora después de 6 años.

No sólo bailas, también enseñas.  ¿Qué es lo que más te gusta de enseñar este baile a otras personas?

Me gusta transmitirle a la gente lo que sé y por qué me gusta. Es una gran satisfacción ver cuando mis alumnas logran un movimiento en el que han estado trabajando algún tiempo o simplemente ver como algunas descubren que tienen facilidad para hacerlo y no lo sabían. También es súper interesante los cambios que, después de un corto plazo, comienzas a notar en tu cuerpo y en la confianza que adquieres en ti misma. Aguantar tu peso de cabeza en el tubo no es sencillo y tienes que confiar mucho en ti y en tus habilidades.

¿Cuáles son los beneficios de practicar pole fitness? ¿Algún riesgo?

Además de los cambios físicos, como mencioné antes, también uno crece como persona. Confías más en ti como mujer, te sientes más segura, mejoras tu postura al caminar y la energía que transmites es completamente diferente. Tienes la capacidad de levantar tu propio peso y hacer una cantidad de movimientos increíbles. Eres como Wonderwoman.

¿Riesgos?  Como cualquier deporte (sí, es un deporte) existe el riesgo de lesionarte si no calientas suficiente y bueno, caerse y darse un mal golpe es otro de los riesgos.

¿Todos podemos aprender a bailar en la barra o existe alguna limitación?

Las limitaciones que existen son mentales, tanto en el pole como en la vida. Me he topado con muchas chicas que creen que por su peso no pueden practicar el pole. Cada quien tiene la capacidad de levantar su propio peso; claro, eso no significa que a una persona esbelta no se le haga más fácil, pero el que quiere puede. Mi recomendación para los gorditos es que lo combinen con una buena alimentación, mucho ejercicio cardiovascular, con constancia y muchas ganas comenzarán a notar los cambios.

¿Alguna vez te han criticado por practicar el pole? De ser así, ¿qué has respondido?

Claro, lamentablemente  en Venezuela predomina la mentalidad machista (tanto en hombres como mujeres). No he respondido más de lo necesario, la seguridad que el pole ha desarrollado en mi me ha demostrado que no vale la pena malgastar pólvora en zamuros. A fin de cuentas los que critican no pagan tus cuentas ni los necesitas para vivir. Hablen mal o hablen bien, pero que hablen, eso significa que te tienen en cuenta.

¿Cuál es la situación del pole fitness en Venezuela con respecto a otros países?

Siempre lo he dicho, estamos en pañales aún, pero ha mejorado muchísimo desde que comencé. Hay más escuelas y cada vez más chicas lo practican porque hemos logrado marcar la diferencia entre lo que es el pole fitness y el pole dance.

Patricia Goa M