Ibrahim Benítez nos cocina la empanada de la abuela

En el número 7 de la calle Dagueria de Barcelona, podemos darnos el lujo de comer la empanada gallega que Ibrahim Benítez aprendió a hacer con su abuela. El sitio se llama El club de l’empanada, y lo llevan Ibrahim y su hermano Josemi. Además de exquisitas empanadas con diferentes rellenos, podemos satisfacer otros antojos: pimientos de padrón, pulpo da feira, tortilla, lacón… Todo muy casero, en cantidades gallegas y a precios gallegos.

¡Qué agradable fue sentarme en la barra con Ibrahim y compartir un par de cervecitas! No acaparo su historia, juzguen ustedes mismos:

“Nací en Caranza, una pequeña aldea de Ferrol. Era un ocho de junio de 1954, es decir, acabo de cumplir cincuenta y nueve. Vine a Barcelona con mi familia en 1966, y nos instalamos en el mismo edificio en el que vivo todavía, en el corazón del barrio Gótico. Me casé en 1980,  tuve dos hijos: Brais y Sara , y me divorcié el año pasado. Trabajé en IBM durante más de treinta años como director informático. Hace cuatro años, una empresa del sector cosmético me vino a buscar ofreciéndome el oro y el moro. Acepté, pero la cosa fue de mal en peor: me quedé en el paro hace poco más de dos años. Ante un futuro nada halagüeño (edad, crisis…) me reinventé en El club de l’empanada con mi hermano: algo muy diferente a la informática.

Me han pasado muchísimas cosas, pero eso lo dejo para el libro que estoy escribiendo. He escrito varios cuentos para niños y no tan niños, poesía, ensayos y todo aquello que se me ocurre. Durante el paro me dedicaba a escribir cuentos personalizados para niños y biografías para mayores. La pintura es otra de mis pasiones. Todo fue a raíz de terminar la mili, de la que llegué muy cascado con una enfermedad pulmonar que me tuvo casi un año muy jodido. Como tenía que estar en casa sin hacer demasiados esfuerzos, alguien me recomendó pintar, y así hasta hoy.

Trabajamos de 8.00 a 24.00 y, la verdad, cuando llego a casa solo tengo ganas de dormir. Solo llevamos cinco meses, pero cuando logremos levantar el negocio un poco más podremos tener a alguien que nos ayude, y así poder hacer turnos y tener tiempo libre, mientras tanto, trabajo y más trabajo.”

Ibrahim (derecha) y su hermano Josemi

Ibrahim (derecha) y su hermano Josemi

De tres en tres
Tres verbos: Amar, soñar, imaginar.
Tres personajes: Leonardo da Vinci, Jesucristo, Santiago Ramón y Cajal.
Tres momentos: Cuando vinimos a Barcelona, cuando me declaré a la que luego sería mi pareja durante más de treinta años, el nacimiento de mis hijos.

¿Qué cosa de Galicia te traerías a Cataluña y que cosa de Cataluña te llevarías a Galicia?

Muy simple. De Galicia me traería el pan, sin duda.

De Catalunya me llevaría a Galicia el espíritu emprendedor. En Galicia hacen falta hombres y mujeres que ayuden a quitarnos el complejo secular de emigrantes y conformistas.

¿Qué nos ofrece el Club de l’empanada? ¿Por qué tenemos que visitarlo?

La idea es que la gente que lo visite y pruebe sus productos se dé cuenta de que ofrecemos calidad, es decir, con sabor auténtico, sin disfraces industriales de colores y a precios asequibles.

Aparte de dinero, ¿qué ganas con el bar?

Autoestima. Después de una larga época de crisis (sin trabajo), en que lo ves todo negro e imposible, el Club representó para mí (no sé si para mi hermano) la idea de que a pesar de lo malo, si no desfalleces y luchas por salir adelante, eres capaz de todo, hasta de cocinar para más de treinta personas cada día, incluso yo, que fui director informático de una empresa durante más de treinta años y no había trabajado en un bar en mi vida.

Si no tuvieras el Club de l’empanada, ¿a qué te dedicarías?

Durante el paro, me dediqué a escribir biografías y cuentos para niños. Tengo bastante producción. También pinto al óleo. A veces me veía en la plaza del Pi vendiendo cuadros. No sé, pero tendría que ser algo así, algo creativo.

Ahora están de moda los restaurantes de platos cuadrados y una pequeña porción, aunque bien decorada, de comida. ¿Cómo queda un bar tradicional como el Club de l’empanada ante esta moda?

Mi hija, que trabaja con nosotros al mediodía, se queja a menudo de que pongo demasiada comida en el plato. Con eso te digo todo. Además: ¿conoces a alguien que no recuerde con deleite un plato de su madre o su abuela? Son miles de años de tradición culinaria. Los platos sobreviven por algo.

Creo que es algo esnob y una moda pasajera. Tiene su público, pero no me gusta. Para eso ya están las tapas.

La evolución es un proceso lógico en todas las facetas del ser humano y, por lo tanto, de la naturaleza. La tecnología avanza imparable en todos los sectores, incluso en la cocina. Pero así como el e-book no logra desplazar al libro de papel tradicional, las nuevas tendencias culinarias nunca harán olvidar al plato de siempre.

La causa de la crisis de bares y restaurantes (no solo de los tradicionales) hay que buscarla en la actual coyuntura económica y en la falta de visión y perspectiva de negocio de los propietarios. El bar tradicional tiene que amoldarse a los nuevos gustos. Lo que quiero recalcar es que las tapas de siempre no morirán, lo que tienes es que adornarlas: decoración del local, nuevas ofertas gastronómicas, modificación de presentación de los productos, incluso quitar la tele y máquinas tragaperras demasiado identificadas con lo antiguo.

El plato cuadrado en poco tiempo dejará de ser novedad y surgirán otras opciones. Es ahí en donde los que nos dedicamos a este negocio tenemos que trabajar, adelantarnos a los nuevos gustos de los clientes y, por lo tanto, adaptar las viejas tapas y platos a los nuevos tiempos; esa es la manera de sobrevivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s