Eugeni Casanova y otros catalanes fascinados por Venezuela

Los paisajes venezolanos han inspirado a muchos. El mundo perdido de Arthur Conan Doyle no es otra cosa que el tepuy Roraima de la Gran Sabana venezolana, y muchos exploradores extranjeros se han sentido atraídos por los misterios y la magia de la selva, la sabana y las poblaciones indígenas que allí habitan; aunque no han encontrado dinosaurios, claro. Mucho hemos oído de exploradores como Henri Pittier o Alejandro Humboldt, pero la verdad es que los exploradores catalanes que recorrieron e hicieron grandes aportes a nuestro país no son precisamente conocidos.

FÈLIX CARDONA

Fèlix Cardona junto a indígenas de la Guayana Venezolana

Nos han dicho que el salto Ángel, el salto de agua más alto del mundo, lleva ese nombre en honor al aviador estadounidense Jimmie Angel, por ser el primero en sobrevolarlo; pero nadie nos ha dicho que fue el catalán Fèlix Cardona quien llevó al aviador hasta allí. No se trata de discutir quién lo vio primero (si es por eso, ya los indígenas pemones estaban allí), se trata de destacar el inmenso trabajo de cartografía, geografía, estudios prehistóricos y arqueológicos, entre muchos otros, que llevaron a cabo estos catalanes sin tener la necesidad de masacrar poblaciones o saquear recursos naturales; todo lo contrario, emprendieron esta gran labor haciendo todo lo posible por respetar e integrarse a las poblaciones indígenas, aprender sus lenguas y culturas y viviendo en armonía con la naturaleza.

¿Cómo me enteré de estas expediciones catalanas? Gracias a La conquesta de l’Orinoco (Símbol Editors), un estupendo y divertidísimo libro que relata las aventuras de tres exploradores catalanes en la selva venezolana mientras buscaban las fuentes del río Orinoco, sufriendo penurias y esquivando algunas flechas: Joan Mundó, Fèlix Cardona y Josep Cruxent. Además, cuenta con las crónicas de viaje que Mundó escribía para el periódico El Universal, las entrevistas a Fèlix Cardona que publicaba el diario La Publicitat y, a mi juicio, lo mejor del libro: la transcripción de los diarios de viaje de Mundó y de Cardona que llevaban 80 años ocultos.

Eugeni CasanovaPor supuesto, no podía dejar pasar la oportunidad de hablar con el autor del libro, el señor Eugeni Casanova, a quien, sin más preámbulos, les presento.

Eugeni Casanova nació en Lérida en el año 58, es licenciado en Filosofía y en Ciencias de la Información. Ha trabajado como periodista para la prensa escrita, la radio y la televisión. Es profesor de Comunicación en la Universitat de Lleida y en la Universitat Politècnica de Catalunya. Es autor de una decena de obras: Sàhara Nord-Sud (2000), Aigüestortes (2002), Els parlars del Pirineu (2012), La conquesta de l’Orinoco (2012), entre otros.

De tres en tres

Tres verbos: Conocer, explorar, narrar.

Tres personajes: Fèlix Cardona, Josep Maria Cruxent, Joan Maria Mundó.

Tres momentos: Leer los diarios de Cardona y Mundó tras 80 años ocultos. Compartir con los pemones su sabiduría de la naturaleza. Recorrer a pie parajes de la Gran Sabana.

¿Cómo nace la idea de escribir La conquesta de l’Orinoco?

Descubro un personaje fascinante del cual no se sabía casi nada, que me lleva a otro personaje fascinante del cual se sabía menos, ambos rodeados de personajes, situaciones y entornos fascinantes… Había que contar todo eso.

¿Cómo fue el proceso de documentación? ¿Tuvo la oportunidad de visitar Venezuela?

Me presenté a Félix Cardona Johnson, el primogénito de Cardona Puig, que vivía en Malgrat de Mar, y charlamos durante horas en cuatro entrevistas. Él me abrió los mundos escondidos de su padre y del Orinoco. Luego me planté en Venezuela para conocer de primera mano todo lo relacionado con esos mundos y hablar con los otros hijos de Cardona.

¿Cómo accedió a los diarios de Félix Cardona y de Joan Mundó?

Félix Cardona Johnson me habló de la existencia de un archivo de su padre que nadie se había entretenido a estudiar.

¿Cuál cree que ha sido el mayor aporte de la inmigración catalana a otros países, en especial a Venezuela?

Los catalanes que estudio en el libro dieron lo que eran y lo que sabían a su nuevo país sin esperar nada a cambio. Si detallamos, Mundó el conocimiento de Bolívar y la Gran Sabana; Cardona, las coordenadas del sur inexplorado; Cruxent, una prehistoria y la ciencia arqueológica; los Vila, una geografía moderna… Ellos creían que era Venezuela quien les aportaba. Josep Maria Cruxent dijo en los últimos años de su vida: “Yo vine aquí a buscar una patria y Venezuela me acogió con los brazos abiertos”.

¿Qué opina de que muchas veces los extranjeros se interesen más por las culturas indígenas de Venezuela que los propios venezolanos?

Esto sucede a menudo en todos los países del mundo, simplemente no valoramos (o no nos llama la atención) lo que tenemos cerca. Creo que lo fundamental que aportaron los catalanes en relación a los indígenas fue el respeto y la puesta en valor de su cultura.

Durante muchos años Venezuela había sido considerada una tierra de oportunidades. ¿Qué piensa de la situación actual del país? ¿Cree que sigue llamando la atención de los inversores?

Venezuela sigue siendo un país de oportunidades, ojalá las cosas fueran como en la primera mitad del siglo XX. El mundo entero se ha complicado desde entonces y Venezuela seguramente más que la media.

La Gran Sabana

Tepuy de la Gran Sabana
Fotografía cedida por Manuel Acosta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s